MatiasGomezPerez

El silbo de los pinos

El silbo de los pinos

rompe el silencio del alba,

que se despereza lentamente

con la tibieza del sol de mayo.

El aroma de las jaras impregna

el ambiente destilando paz,

que va calando en los poros

de una piel aterciopelada.

Avanza a su ritmo la mañana,

silencio que se expande en la sierra,

silencio que seduce para reflexionar

sobre la idílica y soñada Arcadia.

La mente se recrea con fruición

en el momento álgido de la belleza

en la sabiduría de la naturaleza

que hace posible el milagro de sentir.

Matías Gómez Pérez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.