javiercastellano23

Para el interés, del desinteresado

Se me ocurre que despertemos

que estemos al servicio de lo espontáneo

al servicio del cuerpo

más que del pensamiento.

Ya no vendamos lo que no somos

esa apatía que a nadie engaña,

esa felicidad disfrazada.

Seamos lo que sentimos

en el momento preciso.

Se me ocurre que dejemos las comodidades,

que vaguemos sin más que un respiro

o una sonrisa.

Sin que nos importe el precio del dólar

si mañana tendré dinero

o que será de mis hijos,

sin antes haber acabado adentro.

Se me ocurre que hagamos todo

lo que verdaderamente nos erice la piel.

Hay tantas ocurrencias en mi mente

que solo puedo decirte

¡Hazlo! aunque te dé miedo. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.