marvid-blanco@hotmail.com

El y la muerte


AVISO DE AUSENCIA DE marvid-blanco@hotmail.com
A veces me ausento de mi mismo.
Después de todo soy el hijo de la maravilla y el desastre.
Soy lo que soy, porque soy el hijo del padre. Un manojo de contradicciones, una estrella, una gota de agua, un ser capaz de dar luz o de esconderse en la oscuridad. Sólo un hombre..

El hombre presintio la muerte a sus espaldas. 

Con un gesto de indiferencia. Se calzo el fusil la mochila y el asma.

En la mochila su diario y un libro de Neruda. No quiso que hubiera dudas de quien era o de quien fue. 

La muerte leyó fácil la partida. Hasta que encontró esos oscuros y brillantes ojos que le ardían. 

De los labios a los pezones, de los pezones a los pies.

La muerte se recostó en el lecho exausta. La muerte esa pobre mujer sin alma. 

El se multiplico en pancartas. Desfiló mayo por París, por Nicaragua 

Se volvió semilla, grito de rebeldía, ilusión e utopía. Sensación de lucha y raza.....

 

 

Comentarios1

  • Martha patricia B

    Amigo muy bonito su poema, un abracito y un feliz año.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.