ALFREDO

LA NOSTALGIA EN EL CAMINO

 

Parto nuevamente: agotado,

 lleno de nostalgia, como de pisadas, los caminos.
Parto lejos, muy lejos de mis amigos; sus alegóricas siluetas
van tejiéndose en mi espíritu.
Rememoro todo paso secundado por sus pasos,
además de vanas discusiones, y felices ratos.

Ahora yo regreso. Ellos, mis amigos, no se mueven,
estáticos se quedan, prosiguiendo con su historia
como álgidos soldados.
Retorno y se quedan, aquí, en la Monumental Lima:
mi esencia, mi vida misma y una gran parte
del motivo de mi arte.

Siento que el silencio se engrandece como un árbol.
Siento que me quedo.
Que recorro mi pasado.
Siento a mis amigos
fluctuando en mi presente.
Siento a la Gran Lima
como una promesa en mi futuro.

Voy con mi materia hacia la eterna primavera.
Pero aquí se queda: mi perenne alma.
Se queda diseminada entre las cosas.
Esperando un escondite
salvaguardante de emociones.

¿Quizá por ser poeta:
que lo inmaterial y lo tangible, lo eterno y pasajero,
me causan estupor?
Pero mi familia y mis amigos aquí anclados.
Logran en mí, un cariño disipado
que invade todo espacio.
Porque Lima, fue una vez mi hogar.
Y ahora que me alejo, errante como siempre,
sólo me queda recordar.

 

Comentarios3

  • Johnnis

    Excelente poema, expresivo, nostalgico, un canto a la amistad, la patria y la familia. Me ha causado muy buena impresion tu poema.

    Un abrazo.

  • MonoFloyd

    Me gustó la nostalgia de tu poema y como a pesar de ella, el recuerdo sigue siendo algo importante para tí.
    Muy bueno, te felicito.
    Saludos.

  • BrisaMariana

    Es muy hermoso... siempre hay algo que se queda arraigado dentro de nosotros en la infancia, y eso son los recuerdos, las personas que te hicieron crecer y creer en ti. Eres un gran poeta, sigue asi.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.