Pelayo Ponte

EL ENGAÑO

Acabas de asesinar una flor blanca,

la orquídea más delicada de tu alma,

al denigrar el corazón que me arrancas

en la  primeriza clara luz del alba.

 

Quisiera escaparme de mi enfermo cuerpo

por la grandiosa tristeza que me causa,

dormiría en las nubes a cielo abierto

otorgándo a mi vida una larga pausa.

 

¿Donde voy a esparcir  todo el amor nuestro,

que viajó en un carrusel durante tiempo,

movido por un romántico siniestro 

de esa luna de miel  que cortó mi aliento?

 

Quisiera liberarlo de su alambique,

de ese mal encierro que tanto padece,

para que su desgracia se purifique,

y  beba otra persona si lo merece.

 

 

José Antonio Artés

 

Comentarios2

  • Ramón Bonachí

    Excelente poema, el desamor y el engaño, nos obligan a soltar lastre o ese peso nos persigue y nos maltrata, un fuerte abrazo

    • Pelayo Ponte

      disculpa, me acabo de dar cuenta que respondí a tu comentario, pero no no había texto. Nuevamente gracias por tu comentario, he cambiado lqa tercera y cuarta estrofa añadiendo un verso en ambas. Un fuerte abrazo.

    • Pelayo Ponte



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.