Pelayo Ponte

MARIA

Cuando pronuncio tu nombre,

mi voz se expresa con ternura,

y un eco angelical me responde,

¡María, María! Con mucha dulzura.

 

No distingo entre ti, y tu nombre,

porque a tu nombre lo embelleces tú,

vuestra fusión  en el cielo se esconde,

entre nubes, como la blanca luz.

 

La elegida en hebreo, es tu significado,

alguna religión te ha divinizado,

y la Biblia te contempla en sus salmos.

 

Quien porta tu nombre por el mundo,

es valiente, segura, con claro rumbo,

y su vida, está completa de halagos.

 

José Antonio Artés



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.