Luermed LM

AL GAUCHO MEDINA

En innumerables noches,

me nacen de ti recuerdos.

En esas noches de insomnio,

en las estrellas busco,

el brillo de tu alma,

mientras la luna,

me refleja tu mirada...

Sigo tratando de encontrar

en cegadas zonas de la memoria

aquel día en que me animé

a decir papá...

No busco mis palabras, busco,

la expresión de tu rostro,

tras la robustez de tus inviernos,

te sentí satisfecho, agradecido

y una sutil y sentida melancolía

nos abrazo entonces.

Yo; ese día lograba aceptar

el abandono, me adueñaba

de tu corazón, adoptaba

tu sangre como propia,

aceptaba volver a ser hijo,

y te elegía a ti... como padre.

<

cuando dije que no lloraría,

pero cada palabra escrita,

me iba nublando la vista,

aunque no de tristeza no,

de esas emociones incontrolables,

que suelen dar un baño en los ojos

Un Hombre con mayúsculas,

un Hombre con mil defectos,

pero de un corazón tan grande

que no le cabía en el pecho.

Salud amigo, salud papá,

por siempre conmigo>>

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.