Pelayo Ponte

AMOR GALÁCTICO

 

Esa luz astral y  cegadora,

es la  llama de nuestro corazón,

que arde, y enamora,

cuando aparece su resplandor.

 

Esos  luceros abrillantados,

que envían bellos mensajes,

con signos iluminados,

en románticos y bellos pasajes.

 

Son la prueba de nuestro amor,

que expandido por el firmamento,

en noches de mucho claror,

parpadea nuestro sentimiento.

 

Los asteroides son la venganza,

de un amante resentido,

es Cupido quien nos lanza,

flechas  de amor, y no de olvido.

 

José Antonio Artés

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.