Silvia Patón Cordero

Despreciada

 

¡Despreciada! ¡Ultrajada! ¡Ofendida!

¿Hasta cuándo las burlas del amor?

Si jamás he conocido

el querer verdadero,

¿por qué destrozar los sentimientos

con amores falsos y nocivos?

Apenas dura un punto

la pasión traicionera

y apenas el cariño seductor.

No he conocido

en mi mente y en mi alma

más que un dolor inmenso

desde que me aventuré

a probar el regusto

amargo del afecto.

¡Despreciada! ¡Ultrajada! ¡Ofendida!

¿Y a quién he de exigirle

que me devuelva el humor,

a quién la recompensa

de ser correspondida?

Su amor fue como el viento

que todo lo hiende,

que arrostra los campos,

las campiñas verdosas

con insondable melancolía.

Su amor fue la tortura

de querer queriendo

que su amor fuera

más que un delirio.

¡Despreciada! ¡Ultrajada! ¡Ofendida!

Y en su egoísmo creyó

que me hacía feliz

siendo más de si mismo

que de mi anhelo extinto.

 

Comentarios2

  • KALITA_007

    ESTOY DE VISITA, Y ME DETUVE A LEER TU POEMA, ES MUY BUEN POEMA, GRACIAS POR DEJARMELO LEER..
    BESITOS…
    KALITA

    • Silvia Patón Cordero

      Gracias por molestarte en leerme.
      Te agradezco tu comentario.

      Besos a ti.

    • JUSTO ALDÚ

      Al leerte me preguntaba ¿que pudo motivar éste escrito? Una dama tan bella no puede ser objeto del desamor. O tal vez sí, pero al leer tu comentario comprendí tu referencia. La verdad es que el reproche no se hace esperar cuando te das sin ser correspondido. Me gustó.

      Saludos y un beso,

      • Silvia Patón Cordero

        Sí, la verdad es que me basé en el Bajazetto con música de Vivaldi. El aria en concreto se llama "Sposa disprezatta".
        Muchas gracias, por tu comentario.
        Me alegra que haya gente tan simpática en esta página.
        En otras no encuentras a nadie o no te hacen caso.

        Un saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.