Surange

Bella extensión muda

ººººº

Qué bonito puede ser
cuando llega ese final
y deja en paz la espiral
que tanto nos enloquece.
Sentir tan solo el instante
de ese momento perfecto
donde te observa el afecto
y al mirarte, resplandece.

Y entre sensaciones suaves,
las aventuras pasadas
serán nostalgias mimadas
llenas de aromas de espliego.
Esos aromas antiguos
que enseñaban que en la vida
no existe la despedida,
solo existe un hasta luego.

ºº

Dónde irán luces y sombras,
alegrías y lamentos,
dónde irán los pensamientos,
las creencias y sus vendas.
Quizás recorran el tiempo
regresando a las moradas
donde verdades ansiadas
se convierten en leyendas.

Cuando se apaga el sonido
y hasta el silencio se calla,
se derrumba la muralla
que toda visión nos niega.
En ese tan vasto espacio
no podré reconocerme
pues todo descansa y duerme,
solo la nada navega.

ºº

Es muy sencillo el final,
escena de conclusión
que anula toda prisión
liberando las cadenas.
Se queda limpio el teatro
de actores, de espectadores,
y los ecos de tambores
traen baladas serenas.

Qué bonito puede ser
la ausencia de lo celoso,
la sensación de reposo
en la bella extensión muda.
Abandonar el camino
y sus huellas de tristeza,
tener la leve certeza
de que al final, ya no hay duda.

Su..

 

Quizás te pregunte dónde..
Dónde se van las estrellas?
Dónde van sus luces bellas
cuando aparece la aurora?
Quizás te pregunte dónde
se esconde la tierra verde,
dónde va lo que se pierde
cuando el amor se evapora..

No me imagino el final,
pues mientras voy avanzando
no quiero preguntar cuándo
una esperanza navega.
No me imagino el momento
del final de la esperanza,
el final de toda alianza
al quedarse la fe ciega.

M. Elizabeth

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.