Mauro Enrique Lopez Z.

No venga me dijo ella

No venga me dijo ella que no estaré 

en casa mañana talvez yo sin agitarme

le dije: bueno mi cielo salí más tarde 

de mi apartamento a buscar un bocado, 

porque no había preparado nada 

la sorpresa mía, la vi enganchada 

y bien apasionada con su amante 

que siempre se negaba lo bonito 

que fue que sin enojó me brinde 

mi alimento; y hasta el día de hoy gozo 

de mi buena vida que vivo y feliz 

gracias a ella y siempre se está 

lamentando por su mala asiones 

que cometió conmigo que la amaba a montó.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.