Santiago Medina

Delirios de bajeza.

El silencio no es lo contrario de la palabra, lo contrario de la palabra es el ruido y estamos totalmente inmersos en el ruido permanente. por lo tanto, el reto es expulsar todo este embrollo de informaciones, toda esta sobredosis de ruido y generar este espacio de aura.

-Autor desconocido.

 

Siempre he aspirado a ser

Algo distinto, alguien más,

Neruda con sus hipocresías,

Galeano arrepentido,

El Fernández afligido,

García con toda su soledad.

 

Únicamente soy Santiago;

estilista de su ruina,

Abogado de su arrebato,

Vigilante de su religión,

Demoledor de su mundo.

 

A veces me recrimino sobre

Si es anormal el destino,

Seguir los pasos marcados,

El amor como soporífero,

Burdo y tan antipático,

Apegarse al santo guion.

 

El azar es tan insuperable;

Pecaminoso, divertido,

Se resume en errores,

Permite a uno deconstruirse,

No vivir de obras teatro.

 

Si existe el destino

Me sentenciaron a la tarima,

Soy un inefable juguete,

Si la vida es un azar,

No hay razón para inquietarse,

No existe fracaso real.

 

De ser verdadero un Dios,

No quiero ser un doble de acción,

Ni un intérprete estelar,

Espero sea piadoso,

Para morir o vivir de azar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.