jamunoz

  ORFANDAD  

                             ORFANDAD

 

¡Oh, Dios mío!, cuán terrible es experimentar la orfandad,

se exhibe una oscura mansión con una fachada preciosa,

sientes que en el universo se ha exterminado la bondad

y tu alma vagará por la vía láctea continuamente ansiosa.

 

Aquellos seres que te amaban de verdad han desaparecido,

debes enfrentar el injusto mundo y luchar a brazo partido,

deambulas por el aterrador infierno sin haberlo merecido,

tu terrenal existencia ha perdido completamente su sentido.

 

Las sombras intensas de la soledad son una cruenta tortura,

gota a gota el cuerpo desangra hasta causar la fatal anemia,

la esperanza está perdida, imposible anhelar una vida futura,

es un verdadero desastre, se ha producido nueva pandemia.

 

Toda la raza humana fue creada para compartir en comunidad,

por esto es una anormalidad la adaptación a sufrir en soledad,

cada día de existencia trae consigo una singular oportunidad,

maldecir al destino y a nuestros progenitores es una necedad.

 

 

Jaime Muñoz, septiembre 12 de 2021

 

Comentarios1

  • Martha patricia B

    Solo quién la padece la entiende. La orfandad mina nuestro espíritu. Es algo que jamás se supera.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.