Tu cuerpo

andrea barbaranelli

Y luego tú,

no, no tú, sino tu cuerpo,

pero sí, tú: el cuerpo

que eras tú, acostumbrado

a reaccionar a los estímulos

a los que un cuerpo reacciona,

a los que reacciona el alma de un cuerpo,

el alma de tu cuerpo que eras tú:

el olor, al despertarte, de las sábanas tibias,

el olor a cerrado del dormitorio

en que respiramos los dos durante la noche,

el olor del café, percibido

por tu cuerpo cuando se despertaba: tú

cuando te despertabas, los gestos

repetidos miles de veces

a cada despertar, mi vano

intento de despegar tu cuerpo,

las costumbres de la memoria de tu cuerpo,

de la imagen que guardo de ti,

indecible y pura, virgen

de la virginidad de un amanecer

despertando una playa

aparentemente incontaminada, pero en realidad

producida por el lento

disgregarse de las rocas

que erosiona el viento, y el flujo del agua,

y el sordo trajín de fuerzas impalpables y duras.

 

Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales

Comentarios2

  • C. Eduardo Barrios (Ex-Toki)

    Lindo por lo inesperado su desarrollo, final.

    Un afectuoso saludo mi amigo

    • andrea barbaranelli

      Muchísimas gracias por tu atención y tu comentario, amigo Toki

    • Luz Stella pedraza

      Muy disiente para una mujer...
      Un abrazo fuerte, esperamos vernos pronto.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.