Haz Ámbar

Inmundicia

Sin salida pidiendo auxilio

a cualquiera que pase

me verás...

Esta es mi herida

supurando en poemas,

sangrando palabras.

Nunca escribas

si tus demonios no te obligan,

si no has llegado al punto

en que todo te da asco

y lo escupes...

Deja eso, abandónate,

hazte viejo,

ni lo pienses,

ahora mátate:

no habrá después.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.