Sebafel

A Jesús

Muchos te llaman "rey" 
y con justa razón así te llaman.

Yo, en cambio, te prefiero
como un cordero humilde y degollado.

Eres quien vence en la cruz del madero
desbaratando el lazo del cazador impío,
quien resucita muertos, quien cura a los leprosos,

quien puede convertir 
mi desdicha en un canto alegre y jubiloso.
Pero siempre en la cruz, siempre desde la cruz.

Oh Jesús eres tú del madero la fuerza
y por eso eres sacrificio puro,
ofrenda y oferente.
Tu cruz nos justifica, nos libra del pecado.

Comentarios1

  • Hermenegildo Baca

    Es curioso como lo recordamos en su cuerpo humano bajo cualquier situación, me da gusto que hables de su historia y de lo que representa para ti, de como lo prefieres recordar. saludos cordiales hermano.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.