maurix1942

ACLARACIONES

A C L A R AC I O N E S                
                            
Parodiando a Juan de Dios Peza:                            
"Los ojos son del color del cristal con que se miran"                            
A mí me pasó contigo 
lo que a Johann Strauss con el Danubio: Lo vió azul.                            
Pero compuso su vals en el otoño, 
cuando la corriente arrastra las hojas secas,                            
igual en el Sena, el Volga o el Rhin 
cuyo color varía de castaño.                            
Pero lo vió azul, lo sintió de esa manera,                            
probablemente lo comparó con el cielo,                             
exageraciones de poeta, válidas para siempre.                            
                            
En esta nueva vista y ya sin cristales, 
el color solo es pretexto, igual que antes,                             
porque lo principal, lo toral, lo que importa, 
sigues siendo tú en todo tu esplendor,                            
alumbrando como un faro en la mitad de la noche,                            
igual a nadie y solo comparable contigo misma.
                            
Es tu forma de andar y el brillo de tu cabello,                            
tu manera de sonreir y el tono de tu voz,                             
tiene que ver con tu  estatura 
y está presente en todos tus ademanes.                            
Y yo… persiguiendo una forma que defina tu estilo,                            
procurando capturar en un verso la esencia de tu ser.
                            
Porque tú no eres bella por ser bella,                            
cada uno de tus encantos tiene un propósito primigenio                            
para mejorar el mundo y para hacerlo feliz.                            
Sin embargo … Te fuiste sin decir adios.  
José Luis Perales me pone melancólico:                            
"Qué pasará mañana cuando te hayas ido?                            
A quién podré decirle que te siento lejos……?                            
"Quisiera, quisiera decir, quisiera decir: tu nombre"                            
Y siento como si yo hubiera compuesto 
esas canciones para dedicártelas a ti,                            
para cantarlas al pie de tu balcón 
a las cuatro y treinta y cinco de la madrugada.                            
"Mañana se dormirá el amor y guardará 
sus rosas para cuando brille…. El sol."                            
                            
Aquí esta la oficina donde tú te acercaste, 
los lugares comunes donde yo percaté,                            
ese mágico efluvio que nació del contraste, 
en el cálido tono de tus ojos café.                            
Yo no sé si habrán ojos más hermosos que esos,                            
no me importa saberlo, no lo quiero saber,                            
ni si son más maduros o si son más traviesos                            
si están plenos de injurias o están llenos de besos,                            
no me importa saberlo, no lo quiero saber,                            
solo sé que son tuyos, que reflejan tu alma                            
que rozaron mi vida una tarde con fe                            
y cambiaron mis sueños al divino contacto                            
de ese cálido tono en tus ojos café.                            
                            
Quisiera decir, quisiera decir y voy a decir tu nombre: 
Reina, Emperatriz, Zarina, Faraona,                            
Helena, la de Troya y Venus, la de Milo, 
Europa y Cleopatra, Friné y Calíope,                            
Bella, Preciosa, Encantadora y Linda, 
Beauty, Wonderful and Pretty,                            
así te llamas tú. ¡ Dios, te bendiga !                            
                            



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.