Samuel Dixon

Epifanía


¿Quién conmigo hablar de rimas quiere?
Hablar de estilos, sueños meditabundos,
de historias personales y desamores;
otras cosas que al bien se considere:
Unos que narramos hasta los segundos,
otros que pedimos los suspiros de las flores.
Alguien que disfrutado haya siempre sido
su tiempo benevolente de actos primorosos;
victorias rotundas que hayamos conseguido
o derrotas pésimas de aspectos temerosos.
Queréis contar conmigo lo que en rima exhorto
a lectores primigenios que aman la vida,
¿Queréis entre versos ver la rima florecida?
la que del alma forja lo que aún queda corto
y el sirenio del verso es don de alameda
que yendo a cortar flores, no lo soporto
aunque en mis versos diga que soportarlo pueda.


Hablar de rimas y mùsica en los puertos, donde las velas se alejan y tirita la aventura,
hablar de amor desde la orilla y ver que se escurren los poemas en el agua de algún orgullo o en silencio,
sin implorar el albergue hospitalario de un encuentro.
Hablar de rimas y pausar la estrofa para que muera,
en el recuerdo de la sonrisa que se siembra en el mar,
y no pretende ser nòmade, apena le debe a la pena,
la asonancia de un final cuya empuñadura sumerge.


Entre versos voy rimando las figuras
que de pétalos se erizan en los valles;
entre rimas pasadas se alzan futuras
que estremecen el alma sin detalles:
¡Oh rimas! Es el verso alma del poeta
y luz del alma que alumbra sin medida;
¡oh versos que en mis versos es receta
lo que yo puedo dar, por amor a la vida.
Esta vida de rimas que en la cima reclama
los etéreos sueños de la mente fijada:
Dulces aromas que desecha la mirada
y eternos signos que en monedas derrama.
Gracias a Dios por mis dulces pensamientos
que han forjado en fonemas sinceros deseos;
sin haber sido elogiado levanto los trofeos
que la vida me ha dado en sentimientos.


Hablar de Rima, ¡Palabra selecta!
Es hablar de aquellas musas melódicas
que se mueven en escenas periódicas
al paso de una sonrisa perfecta.
¨*
Hablar de rimas, ¡Paradoja recta!
Es hablar de danzarinas metódicas
que tropiezan en las letras monódicas,
que entre las estrofas se recolecta.
¨*
Guiñar a la rima si se desmaya
es el detalle de cada problema,
es la cereza vaya a donde vaya.
¨*
Usar bien las rimas es el dilema
que marca caminatas en la playa
pa´ que salga... verdadero poema.


Y si ese poema se hace rayo,
en el cielo de tus versos
tal vez veas aún despierto,
el amor que se cuela en sus brazos
y si lo piensas no sientes,
y si resbala lo sabes porque los versos
poeta tienen alas y se expanden.


Si yo pudiera volar como
vuelan vuestros versos,
sin dudarlo iría a veros,
solo para agradeceros,
la hermosura que hay en ellos.
Pero desde la distancia
quiero deciros que admiro,
vuestro ritmo y la elegancia
que tenéis al explicaro.
a veces con versos raros,
pero con mucha eficacia.
JOMAB.


¿Quién suspira hasta la cima?
¡La rima!
¿Y qué pasa si ella canta?
¡Encanta!
¿Pero sanará un herida?
¡La vida!
La poesía es traída
aunque no sea su meta
y en las manos del poeta
¡La rima encanta la vida¡
Freddy Kalvo.


Y el arte se le hace apego,
van las voces murmurando:
me hiciste sentir las estrellas,
fueron mías por un rato.
y el albatros se lo lleva
con las musas un aplauso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.