Francisco Dreamer

Respiraciones profundas al azar

Y esas tormentas eléctricas del apuro y la prisa y la palabra pocas veces pensada,

contengo la respiración más de 35 segundos

Me relajo, me relajo

mi tórax se llena de oxígeno puro

puedo vivir...

Una luz del alma, un calor en la mirada

un calor en la voz

ellos viven en el presente

no me defraudaron, no vendieron sus ideales por una cantidad indeterminada

de monedas, 

ahora este sábado me gustaría

vivir como el primer y último día de vida

sopesando verdades, y vibrando bonito

para beneplácito de los que me rodean... 

Llueve en Madrid, y en Nebraska

y en Tokyo, y en París, y en Pitsburgh

y en Zhengshe y en Okinawa, y en Baires

y en mil lugares distintos, 

es la lluvia interior del alma

que busca cosas materiales o placer inmediato, 

por eso yo hago respiraciones al azar

durante el día de más de 35 segundos

y con un poco de rocanrol, música clásica y sonido de laguna 

mantengo un cierto equilibrio

en esta locura llamada vida moderna

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.