Mazka

Deja

Deja que mi alma errante te
diga cuanto te quiere,
con este calor ardiente...

Deja que con caricias y mordiscos,
grave en tu espalda tu nombre y
mi nombre...

Deja que mis labios esculpan
tu boca y mis gemidos te digan
lo que te adoran...

Deja que aspire con ansias
voluptuosas el perfume impregnado
que siento al besar tu boca...

Deja que entrelazemos nuestras manos
y que el delirio vaya vagando por
el cuerpo, que se detenga en tu intimidad
 y se detenga el tiempo...

Deja que rueden los minutos al precipicio
y que el deseo estalle quemante,
cual fuego de artificio...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.