José Luis Barrientos León

Un amor que espera

 

Un amor silencioso,

Como atrapado en la sequía

Como colgando en la puerta del olvido

Esperaba el soplo de vida

El viento fresco que aviva los huesos

 

Esperaba la lengua húmeda que hidrata los labios

La boca arqueada que entrega el aliento

El pecho crédulo que recibe el deseo

El seno angélico que amamanta el anhelo

 

Un amor silencioso, Como tierra desértica

Como llorando la lluvia fresca a la que aspira su vientre

O el trueno sonoro que anticipa tormentas

Cuando la mano inocente acaricia su dermis

 

Esperaba la caricia furtiva que despierta las ansias

La mirada vehemente que atraviesa las nubes

El abrazo inclemente que estruja el latido

Deteniendo el tiempo, susurrando al oído

 

Un amor sin risas ni sombras

Sin ecos entre sábanas, de gemidos intensos

Como olvidando la entrega

Reviviendo tristezas

 

Esperaba la palabra apasionada que expresa un te quiero

El beso ardiente que derrite los hielos

El suspiro silente que vence los miedos

Y tu cuerpo de virgen desnudo e ingenuo

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.