José Luis Barrientos León

Llegas callada

 

Sí, vienes tan callada que te presentía

Como si mi pensamiento te acariciara

Igual que llega el viento en la arboleda

Desnudando sus ramas, besando las nubes

 

Sí, llegas como escuchando al silencio

Como adivinando voces en mi pensamiento

Quizá sean nuestras mismas voces

Las que proclaman anhelos,

las mismas que yo oigo, cuando llegas ligera

 

Cuando apeteces rocíos e inflamas primaveras

Deambulando callada en suspiros silentes

Como sombra que besa, acaricia y penetra

El entretejido del alma, donde había tristeza

 

Estás aquí, con palabras agudas que evocan suspiros

Que adormecen y despiertan, que estrangulan y aprietan

Estrujando latidos con tu voz en mi oído

Oprimiendo las entrañas con tus labios en los míos

 

Sí, vienes sigilosa a sentarte a mi lado

Sin recuerdos ni historia,

Sin preguntar por qué ahora

Vienes sin llanto, iluminando el deseo

Presagiando la entrega

Resucitando cual aurora



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.