liberando.mi.mente

Mi alimento

Si tu cuerpo es mi alimento, 
tu boca mi manjar,
dame algo de picar,
que me aguante el palpitar,
de este corazón hambriento que no para de tragar,
un beso en la mejilla...
un roce de tus dedos...
una mirada fugaz...
un caminar sinuoso...
que adormezca el paladar,
engañar a este cuerpo hambriento, que te quiere devorar
a bocaditos eternos,
aguantar hasta la cena...

tu piel dorada al sol,
tu carne tomando calor,
y su delicioso relleno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.