LSG

TU SWEATHER Y TU AROMA

Y cuando me dejaste,

De repente me agarró una loca manía de lavar las prendas dos veces.

No soportaba otro olor que no fuera el de tu perfume, el ajeno me empezó a dar asco.

(Quiero respirar solo tú aroma, y envuélveme en esas ricas fragancias que solo tú sabes cómo usarlas).

Guarde tu sweather con franjas verdes y grises. Ese todavía te conserva.

Me lo pongo y lo huelo cada vez que quiero recordarte, lo cual satisfactoriamente me hace extrañarte, pero te quiero, no hay problema con ello.

Miento, si hay un problema, me recuerda que no te tengo...

 Lo he guardado en una caja para que el tiempo no se lo lleve, hasta que puedas volver a usarlo... si es que nos encontramos otra vez.

Entonces...

Hasta vernos otra vez...

Y sentirte otra vez.

 

—LSG.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.