puntoycoma

A veces

 

Cuando los Dioses no miran

y el tiempo se pierde,

el amor se apodera de los cuerpos.

Cuando contemplas 

a la familia hipnotizado

y te llevas el gran recuerdo 

de saberte afortunado.

Cuando ya no escucho las sombras,

ni huele a olvido,

y el aire de descuido y ruina 

se da por vencido,

me refugio en tus brazos.

Cuando tengo sueños de papel

y me enfrento a las palabras 

descubro la verdad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.