OCAMPOS

Vértigo

 

Despierto,

manos en oración

Una vida amanece.

Arde el vientre,

Con tu llanto construyes

 amor y libertad,

tienes un nombre

tienes un dolor

y un asombro

que no elegiste,

solo huellas de un amor,

apegada a tu piel,

apegado a tu espíritu,

tus raíces.

 

Aletea una mariposa,

vértigos y nauseas

de una pasión alucinógena,

algún lugar te lleva el camino

que, a veces, es tu pasión.

 

¡Cuánta locura, perdido el asombro!

 Imaginas desde el hambre,

un sueño,

imaginas desde la violencia

una muerte,

Imaginas desde las estrellas,

tu estrella.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.