Ehur Ohr

Traición...



Con mil noches de pasión…

y ni una sola cierta,

fueron todas inventadas,

ni una sola fue real,

fueron sueños mentirosos,

un capricho y nada más,

un antojo artificial y fantasioso,

y al final nada de eso fue verdad…

de las mil…ninguna fue.

La pasión quedó inerte…inanimada,

esperando que el insomnio la transforme en realidad,

inventando algún motivo de atracción…

que termine en un encuentro inevitable…de los dos…que no llegó.

Recorriste tantas veces mis delirios,

endulzando con mentiras mis sentidos.

Me deje alucinar de tus miradas,

me atrapó la simpatía que irradiabas,

y de tus ojos mi hice esclavo…de su brillo.

Me enredaste en tus encantos traicioneros,

y caí en la cárcel de tu magia…

envenenado por tus mañas.

Pudo más tu falsa gracias,

tu belleza de papel…sin corazón…de cartón.

Tu luz extraña encandilo mi sensatez,

y me dejé arrastrar por tu ponzoña.

Tu perfidia fue letal…jugó conmigo,

me engañaste al fingir que te gustaba,

que por mi tú también enloquecías…

y no fue así.

La pasión que yo sentí se resignó a dejarte libre,

y aprendí del dolor de tu abandono…

entendí que el “amor” si no es amor…

lo más seguro es que traicione.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.