Xeller

Renacer

Te vi fotocopiada,
reflejada en plata. 
Pero esta Argentina
no suplirá el valor
de tu mirada.

El gran flujo propulsor
de tus extensas caderas
arrasa con la muerte.
Florece las violetas. 

Y retornará, 
con las manos callosas
y coloradas, a
la labor del diseño
en su narrativa. 

Su nuevo nacimiento
quebró las cadenas
cenicientas de una era
desesperanzada.

El renacer sucede. 
Dentro de un siglo, 
en una micra eterna
donde no cabe, 
pero sí te espera.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.