Lale Neda

HUECO

 

Destinados siempre al hueco

donde nadie nos observa

y podemos ser auténticos

ya allí no vale la pena

 

Y descendemos sedientos

de los jardines y mares

placeres y amores locos

ensueños, música y panes

 

Estando dentro del hueco

con el silencio y quietud

escenario álgido seco

llora el alma en ataúd

 

Con innegable tristeza

llueve sobre esa tu tierra

inservible ya es la luna

solo el atavismo yerra

 

Lale Neda



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.