Alfredo Saez

-Friné-

 

 

Eres mujer helena ¡tan bella!

Del sugestivo atractivo permanente

Prefijo del aire eterno, luz  de doncella,

Celestinos ojos con brillo inocente.

Iris del refulgente calor de la centella

Ocultabas tu dudosa alma aparente

En un corazón bermellón que destella

Esa maligna y oscura veta transparente,

Marisma de riesgo, resbaladiza la huella.

 

Susurros y suspenso del Areópago en dilema

 Medrosos los jueces de Friné, la de Praxíteles,

…Que apenas fue salva del pérfido anatema:

¿Mala y bella? ¡Belleza perdona a sus  fieles!

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.