Pelayo Ponte

Aburrimiento

Un bostezo se ha convertido en mi dueño, 

anunciando la siesta de mis sentidos,

que están presos del sueño,

en una alcoba, con colchones mullidos.

 

Mi cara se apoya en mis manos,

y mi mirada, se pierde a lo lejos,

como si buscara algo ufano,

que estimule, mis vagos reflejos.

 

 Veo montones de racimos de tedio,

 que intentan arrodillar a las parras,

que a gritos, claman la vendimia,

porque tanta pereza, las desgarra.

 

Deseando que en esta corta letargia,

 una luz, súbitamente aparezca,

para romper el cristal de la monotonía,

y hacer que mi curiosidad, crezca.

 

¡Apretaría con mi mano a la novedad!

¡Y liberaría el desinterés encarcelado!

Para darme una nueva oportunidad,

y viajar, de nuevo, al país de los motivados.

 

 

Josè Antonio Artés

Comentarios2

  • Amalia Lateano

    Una belleza de poema amigo, lo he disfrutado mucho.
    Te envío mi enhorabuena a tu gran trabajo.
    Un abrazo

    • Pelayo Ponte

      Me siento muy agradecido por tu comentario, y siempre es un aliciente para seguir aprendiendo, y escribiendo. Un abrazo.

    • Lale Neda

      Nuevamente un placer leerlo. Saludos

      • Pelayo Ponte

        Gracias por tu comentario. Saludos



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.