Lualpri

Descansa en paz, viejita querida!

Gracias por haber sido mi madre!

Que Dios te cobije en su gloria!

Amén.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.