belen lopez sanchez

El muro

Dos huracanes revolviéndose en su lecho,

jugando a fuego ardiente por amor.

Se lanzaron a quemar ropa 

y el deseo les venció.

Así horas fugaces pasaban murmurando erótica

canción

y al golpe del beso saltaba la lujuria

y prendía el sol de la pasión.

Las olas del mar en tropel entre sus agravios atraparon

dos luces en el silencio ardiendo en el suelo,

el muro representaba

la forma rígida de dos cuerpos.

Tú y yo, jadeando intensos.

Comentarios1

  • Antonio Miguel Reyes

    Deseos carnales descritos con mucha pasión.
    Me gusta



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.