OCAMPOS

Luciérnagas

Ciudad,

luciérnagas sueltas,

revolotean en algunas avenidas.

Ciudad silenciosa y fugaz,

  días hecho prisión,

¿Qué piensas? ¿Qué amas?

 

Su mirada

 se apega a la ventana.

Busca una burbuja de amor.

Encuentra,

un lecho de adoquines,

amantes fugaces,

palabras fugaces,

 aventura,

sin destinos, ni huellas,

historia inconclusa

¿Alguien concluye la fugacidad?

 

  Silencio,

 imagina estrellas,

atrapas luciérnagas.

 

Ciudad.

dentro de ti,

 turbulencia y silencio.

¿Abrirás tu baúl?

una confesión abierta,

 huyes como animal herido

o esperas una luciérnaga

más sexual que su luz,

más olvidada que el agua silvestre.

Ciudad, hábitat de hombres

que se extinguen.

 

Tu alimento parece de néctar

 Tu placer, el olvido,

deambula como luciérnaga,

buscando un trozo de luz,

habitante de una simple ciudad.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.