Hugo Emilio Ocanto

*** Haz tu valija y márchate *** -Monólogo- - Parte uno - - Autor e intérprete: Hugo Emilio Ocanto - - Grabado -



Anoche hicimos una reunión de amigas y amigos.

Estuvimos en casa cenando,

charlando, quejándonos de la

conducción de nuestro  país,

de los sueldos, las jubilaciones,

los accidentes, la mafia, la corrupción,

los delitos, los robos, los asesinatos,

los precios elevados, tragedia de trenes,

 vejaciones, y otras cosas,

más situaciones que de a poquito nos tendremos

que ir acostumbrando...

¿Variará algo en estos próximos años?

Ojalá que así sea.

La vida debe continuar...

Cada uno tiene su cruz.

Y personalmente, no estoy exento de ella.

Jesús la cargó por nosotros.

Y yo tengo que imitarlo,

y soportarla, por amor...

Ya se han retirado todos

los invitados- ¡Ah, olvidé comentar

que hasta hemos bailado!

Mi esposa y yo nos acostamos

a las tres de la mañana.

No he podido dormir...

son las cuatro y media de la mañana.

Estoy sentado en el living.

Es reducido. Pero muy confortable.

Sentado, pienso y espero.

Nuestro hijo todavía no ha llegado.

Me preocupa. No es una novedad

su tardanza. Pero yo aún

no me he adaptado a ella.

Esta madrugada, estoy impaciente,

inquieto, algo nervioso y muy preocupado.

¿Motivo? no sé. No podría explicarlo precisamente.

Cuatro y media de la mañana,

y aparece mi hijo.

Siento alivio interiormente.

Pero a él no se lo demuestro.

Todo lo contrario. Mi exasperación

sí es evidente para él.

¿Estas son horas de llegar,

te parece lógico a la hora que lo haces?

Ya sé que es tu vida. Pero tú no  vives solo.

Estás viviendo con nosotros, tus padres.

Y por el aspecto que tienes,

se nota que has tomado unas copas de más...

¡No seas insolente, y deja de hacer

acotaciones que no te corresponden!

No me retribuyas la observación.

Como tú, he tomado, sí, pero estoy

en mi casa y eres el menos indicado

para que te esté rindiendo

cuentas... Mi casa, sí, la cual tú

no respetas a los dueños de ella,

los cuales somos tus padres.

Si quieres seguir llevando la vida que haces,

vete de aquí.

No tienes un poco de dignidad,

ni de vergüenza...

No trabajas, has dejado tus estudios,

farreas todos los días,

y te tomas el atrevimiento

de contradecirme en lo que te observo.

¡Estoy cansado de soportar

la vida que llevas...!

Aprende de tu hermano,

el cual ha estudiado,

se ha recibido de contador,

y ya ha formado su familia...

mientras que tú vives

de lo que nosotros te damos...

No está mal, te hemos dado la vida...

pero a mí no me tomes de infeliz...

Una cosa es ser bueno,

y otra ser...

creo que me entiendes, ¿verdad?

despabílate y escúchame...

¡O cambias o te vas de esta casa...

me tiene harto tu comportamiento,

y la tristeza que le das a tu madre...!

¿Qué has hecho? Me has levantado

la mano... has intentado pegarme...

¡Lo único que te faltaba!

¡Intentar pegar a tu padre...!

¡Retírate de mi vista!

¡Vete a dormir...!

Más tarde hablaremos,

pero desde ya piensa dónde

has de ir... ¡te irás de esta casa...!

¡Harás tu valija y haz de marcharte...!

¡No me digas una sola palabra...!

Más tarde cuando estés sobrio

hablaremos...¡retírate...!

¡He dicho que te retires...!

Ojalá puedas dormir...

Yo no podré hacerlo...

¡Eres un desagradecido,

intentar pegarle a tu padre!

Cierra telón.        CONTINUARÁ

Todos los derechos reservados del autor( Hugo Emilio Ocanto - 13/03/2013)

Comentarios5

  • Classman

    Desafortunadamente esa situación se repite con demasiada frecuencia en los hogares y es una verdadera cruz para los padres que han de soportar esa presión. Interesante reflexión Hugo. Un fuerte abrazo. Respecto a la voz que decir, puro sentimiento.

    • Hugo Emilio Ocanto

      Muchas gracias Classman.
      Placer me acompañes, poeta.
      Saludos amigo.

    • Violeta

      En todas partes como si es igual os traes hoy un tema reflexivo MiHuuitoEmil tu voz trae mucha fuerza . saluditos

      • Hugo Emilio Ocanto

        Gracias por acompañarme, Violeta.
        Saludos amiga.

      • Ma. Gloria Carreón Zapata.

        Que gran reflexión nos comparte escritor. No sé que está sucediendo en esta época con muchos jóvenes. Creo que quien no tiene hijos no sabe lo que es la vida. Lo felicito por su magnifico trabajo, saludos cordiales.

        • Hugo Emilio Ocanto

          Muchas gracias por acompañarme, Ma. Gloria.
          Tal cual como usted lo expresa.
          Agradecido por su felicitación.
          Saludos cordiales.

        • María Isis 🍷

          Oh que triste, es muy duro que sucedan estas cosas. que seguro deben pasar, por desgracia.
          Como siempre tu voz lo expresa intensamente.
          Un abrazo

          • Hugo Emilio Ocanto

            Muchas gracias María.
            Placer me acompañes.
            Un abrazo.

            • María Isis 🍷

              Honor me haces.
              PETONS

            • Jordi Etresi

              Otro relato muy verídico y los que tienen buenos hijos agradecidos deben estar porque si no es un mal vivir, muy intensa locución Hugo.

              • Hugo Emilio Ocanto

                Muchas gracias, Jordi.
                Me quedas debiendo una estrella, pa la próxima...



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.