Josiman Guarda

Sonata Muerta.



La vida cuelga al hilo de una araña,
Y tiende en la guitarra de la muerte,
Cual melodía da alegría y suerte 
Al no romperse y tocarla mañana.

Gente baila y celebra tal sonada
Al poder gozar y cantar tan fuerte,
Hasta acabar su gran tocar que duele
Por irse con alguien acompañada.

Le piden que regrese y a dios implora
Aquellos que lo vieron irse en gloria
A manos de la fría muerte a aurora.

Dicen; ''No le tocaba, ''Ni era su hora''
Mientras lloran y entierran su memoria
En una ceremonia y basta flora.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.