Amber

SOMOS...



Somos gritos, cegados por trenes,

somos lloros, berrinches, angustias,

somos dolores, tristezas, alegrías,

somos efigies viviendo en las sienes.

 

Somos espadachines de verde manzana,

somos estupores, mal tragos, destierros,

ovejas sin pastor ni lana,

tortugas en españoles encierros.

 

Somos lúgubres, incesantes labriegos,

somos el luto enlutado de deseosas peloteras,

somos trémulas en la voz de las antenas,

somos talegos habitados por ciegos.

 

Somos alabastros recipientes,

olvidados en las arenas el desierto,

somos recodos mentales por cada

palabra, beso, riña, acierto.

 

Somos remansos de infelicidad,

disfrutando de los problemas en secreto,

de un pequeño momento de felicidad incierto,

cantando con la soledad a dueto.

 

Somos férreos, turgentes almas,

livianas, intrascendentes,

somos mortuorios vivientes,

condenados al olvido de nuestras gentes.

 

Somos víctimas de la noche intempesta,

bebés perdidos encontrados en la cesta,

somos la lujuria, el robo, la muerte, el engaño,

los pecados de Sodoma y Gomorra sin regaño.

 

Somos poetas de la tinta a borbotón,

tercetos desvencijados de un soneto,

somos, vivimos desorientados, vertiginosos,

somos de la rima esclavos y esposos.

 

Somos piratas de agua dulce,

pilotos de agua salada,

somos amargos, salados, ácidos,

del sabor de la fresa agridulce.

 

Somos llamadas, mensajes, ¡te quiero!,

olvidos, ausencias, ¡te odio!,

somos un dejar en visto, un like por inercia,

un comentario vacío, una foto en el podio.

 

Somos la última hoja de la libreta,

blanca, vacía, que se tira a la basura,

somos corruptos, desastres, tormentas,

somos tortura, perjura, locura, bravura.

 

Somos nuestra familia, nuestros amigos,

un hola y un hasta luego,

un abrazo y un a ti me entrego,

una caricia y un ruego.

 

Somos una madre amorosa, una odiosa,

un padre admirable, uno decepcionante,

un hermano querido, uno cargante,

una hermana cariñosa, una caprichosa.

 

Somos la empatía selectiva,

el abandono egoísta,

el engaño ambicioso,

la gula insaciable.

 

Somos la envidia, la soberbia, la pereza,

lo somos todo para nosotros,

nada para los otros, polvo en el viento, ...,

escarabajos en la maleza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.