Esteban Mario Couceyro

Otro cuento de amor.



-Si, soy chino.
-Hum, no lo parece..., tus rasgos étnicos no lo parecen.
-¿Entonces qué soy?, eso creí esta mañana.
-Puedo asegurarte que no lo sos.
-Estoy confundido, debe ser un error.
-Mira, pareces un europeo, cuéntame cómo llegaste a esta mañana.
-Ignoro, los detalles, desperté en una habitación de hotel, tal como lo hago siempre. Fui a desayunar y  luego en conserjería, pedí la cuenta.
Allí me nombraron como un tal señor “Tao” y que la cuenta estaba saldada, que lo había hecho el señor que me acompañó hasta la recepción.
Cosa que no recuerdo en absoluto. Pero si, soy Li Tao, de..., supongo..., algún lugar de china.


-¿Quieres tomar un café, enfrente?.
-Si, por qué no, ¿cómo te llamas?.
-Soy Anna.
-¿De dónde?.
-(Con una sonrisa nerviosa) Li, me pones en una situación difícil...
-¿Por qué, Anna?
-Por que yo, tampoco se de dónde soy, supongo que me llamo Anna y regreso a Buenos Aires, desde …, no se dónde.


-(absorto) No puede ser, ¿ fuiste vos quién me dejó en el hotel?, se me aclara un vago recuerdo.
-No, recuerdo que nos saludamos al ingresar en el hall y me tomaste del brazo, frente al conserje.


Toda esta situación, se desarrollaba, con los protagonistas inmersos en sus dudas, cuando un hombre mayor se sienta a la mesa y ordena un café. Todos se miran como si se conocieran.

-(El señor revolviendo el café) No se apenen por las dudas, no tienen importancia en mi historia, el equívoco es solo una escusa para el encuentro.
Lo penoso es que yo al haberlos creado, tengo la responsabilidad de darles coherencia.

El hombre, de incipiente vejez, aún conserva la mirada vivaz, sus cabellos entrecanos quieren expresar vida propia y hace que se destaque la personalidad, de alguien que no cesa de girar la cucharita de café, mientras mira por la vidriera.


-Dígame, no quiero ser descortés, pero la señora y yo no lo invitamos a nuestra mesa.
-(El señor, exhalando lenta y profundamente el aire) Perdónenme, soy Carlos Rodríguez, en realidad soy quién los ha invitado a esta mesa.
Les explicaré, soy escritor y ustedes son mis personajes..., perdónenme una vez más, no se como ha pasado.


-Lo que usted dice, ahonda nuestras dudas (dice Anna, con angustia manifiesta).
-No creerá que admitiremos ser personajes de ficción, con un circunstancial presente, sin pasado. ¿Cómo puedo llamarme Li Tao, si me parezco a un simple Pérez?, ¿Por qué presiento que debería ser chino?


-No se que me ha pasado, comencé a escribir, pensando en una historia de amor, de un encuentro fortuito de dos seres grises, sin pasado.
La primer estrofa que se me ocurrió fue un “ Si, soy chino.”...
En este momento estoy confundido, solo recuerdo que estaba en esta mesa y ustedes llegaban, mientras iba al baño, me sentía ansioso y necesitaba refrescar mi rostro.
Cuando regresé, los vi sentados y escuché la conversación y sus dudas.
Estuve unos instantes viéndolos y los supe míos, sentí la responsabilidad..., no se que hacer.


-(Li con un rostro serio, apretando el borde de la mesa) ¡Carlos!, necesito un pasado y creo que Anna, desea lo mismo.
-Quiero gritar (dijo Anna buscando aferrar la mano de Li), esto no es una historia de amor.
-(Carlos con los ojos turbados por las lágrimas, se levanta y pide la cuenta).

-Es un café señor (le dice el encargado, pensando para si, toda la mañana y solo dos cafés).

Afuera se hace el medio día en Buenos Aires, el sol ilumina desde arriba y Carlos camina sin rumbo, apretando en su mano el cuaderno donde escribe su último cuento de amor.





Comentarios4

  • Meigajaz 馃嵎馃尮馃枻

    Me encant贸!!! ...
    No digo m谩s....es tan v铆vido... Lo v铆..
    Abrazos infinitos un tanto imaginativos..
    Jaz

    • Esteban Mario Couceyro

      Gracias por el comentario, en el relato, los l铆mites de lo real, se corren y confunden para tomar las vidas de los personajes dentro de una realidad..., la que por lo visto perdi贸 el autor...

      Un abrazo, trazado con lapicera, en ese cuaderno de autor...
      Esteban

    • Beatriz Blanca

      Me agrad贸 mucho esta forma tuya de hacer relatos ingeniosos que nacen de una mente brillante como la tuya.
      Imagino que nos hemos tomado un rico caf茅 en un lugar de esta ciudad.

      • Esteban Mario Couceyro

        Gracias, estimada Beatriz, por tus palabras. Trato de hacer relatos cortos ( en estos d铆as, hay poca voluntad por los largos textos), que tengan situaciones de cierta surrealidad y un colof贸n que descoloque al lector.
        Es solo un prop贸sito, dificil de lograr, pero trae un inconveniente..., no hay pel铆cula y argumento que me conforme.
        El mejor reconocimiento (comprendo la benevolencia de la amistad), es que se compenetren de la historia y casi la asuman como propia, a esa vivencia.
        Solo, me apena haber descubierto esta afinidad con las letras, en el final de mi vida, no d谩ndome la posibilidad de acumular experiencia y aprendizaje, en el medio.

        Bueno, tambi茅n puedo escribir sobre ese ser gris, que transita por las sombras..., como un sensor de si mismo, en las proyecciones de los otros...

        Un abrazo fra y eterno...
        Esteban

      • Mariela Brice帽o Fuentes馃

        Me encanta su imaginaci贸n, y el sr Li Tao, no es chino es Europeo, me dio cosita 馃槄馃槄馃槄Anna, la dej贸 solita. Un fuerte abrazo poeta.

        • Esteban Mario Couceyro

          Gracias Mariela, por tus palabras, esos personajes a medio hornear, esbozados apenas en una trama, tomaron vida ante el autor, que sobrepasado por su propia historia, descendi贸 a el escenario de la surrealidad.

          Un abrazo, franco.
          Esteban

        • MIM - Manuel Ignacio Marin 馃嵎

          Gracias, gracias por tus historias.
          Son un soplo de esperanza,
          que forman parte de una historia,
          a pesar de mis ausencias.
          De la historia de mi vida,
          donde hoy soy 'Man'
          y ma帽ana soy 'el'

          Un abrazo muy real

          Manel

          • Esteban Mario Couceyro

            Gracias a vos, por tus palabras, son historias cortas, donde el lector debe, desde su interior completar la trama.

            Un abrazo a los dos (Man y el)...
            Esteban



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.