TÚ

Miranda

Comienza en el dedo índice, es una punzada que se recorre hasta la cabeza y de ahí baja al corazón pasa por los pulmones hasta el dedo índice de la mano derecha.

Cualquiera le llamaría síntoma, yo le llamó Tú.

 

La primera vez que sentí

Tu no estabas presente, ni si siquiera cerca, pero aseguro que dentro de mi, en esa línea de dedo a dedo corrías Tú. Corrías con esa lentitud tan tuya que me enerva, quemabas.

 

Sueño,

sueño a la deriva,

en la locura,

despierto con los ojos cerrados.

 

Inmolo,

todo.

 

Los pensamientos, el sentir, los mismos sueños.

 

Con el andar del tiempo que no perdona

ni una ola, ni un rayo de sol, ninguna tormenta;

espero

sigo esperando por ti.

Sólo queda esa línea de dedo a dedo.

 

Ese Tú  

 

vacío, lejano, ajeno.

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.