Dulce condena

Ante tu ausencia me siento muerta

Y me encuentro mirando las nubes las cuales me sonrojan al pensar en tu rostro,

las rosas me hablan y escucho su llanto,

pero encuentro algo extraño,

no son ellas quienes sollozan,

siento un rocío en el rostro que cae de mis ojos,

los recuerdos de ti me encajan una estaca en el cuerpo al pensar en cada detalle de tu cuerpo perfecto.

Siento que me fundo con la naturaleza,

cierro mis ojos,

estoy en un lugar oscuro en donde tu no te encuentras,

te pienso y una herida en mi pecho sangra ¿me pregunto por qué duele pensarte?,

recuerdo tu mano sobre la mía y siento miles de espinas sobre ella al igual que en todo mi cuerpo,

pienso tu mirada y entonces ante semejante dolor mis ojos se abren con exasperación,

 y solo diviso la luna, las estrellas, la noche y una aroma a ti,

me levanto soñolienta ante tu ausencia me siento muerta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.