anibalalba

Sabes

Sabes, como yo, de la crueldad de los adioses.

Y de las palabras

obligadas al gesto.

¡Y todo tan pendiente en el vacío!

¡Sí! ¡Hasta el aire sabe del amor!

Y así para nunca y para siempre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.