Mariesther Munoz

El verano del corazón

Entre los años nos volvemos amigos y amantes,

labramos las emociones que nos socorren.

 

Volvemos a nuestras emociones

en las reacciones que se convierten en regímenes.

 

Reaccionamos a las necesidades

ante las realidades de dos.

 

Nos volvemos examen,

obrando en espacios,

duplicando el orden

entre amor y kerosén.

 

Lucen los años como veranos,

como veranos que arden

ostentando recuerdos

regidos por tren.

 

Atravezamos entradas de emociones;

Zaguanes que nos llevaron al amarnos.

 

Ósmosis encontramos,

nido de nuestro Edén.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.