AnnaSerena28

SERENATA AL AMANECER

 

 

La alborada nos sorprende
con mi silencio y el tuyo
meciéndose en el columpio
donde el amor se entreteje.


Un mirlo espera paciente
paseando entre los juncos
a que llegue la hora en punto
para que su canto empiece.


Su recital nos concede
con el matinal murmullo
del amanecer del mundo
y a nuestras almas conmueve. 

 

Anna Gutiérrez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.