LA FUENTE

VITRALES DEL ALMA

 

 

 

No me sigas, no me mires, no me toques. Perdí las esperanzas de amar hace lunas, cuando el pasajero del último velero que visitó mi vida, no se amaba ni a sí mismo. Cada palabra que salía de su boca, cada corazón pintado, cada rosa enviada, era más un escupitajo de sus propias falencias, de su  propia desesperación. Intenté decírselo,  pero su maldito orgullo no dejó. Entonces, sin motivo aparente y queriendo lastimarme, se largó. El muy iluso no pensó, que el mal que creyó para mí, encadenó su corazón.

 

 

¡Fue un instante detenido en el tiempo!

¡Fue una lágrima que cayó!

 

 

Las horas pasaron y ese momento áspero se deshizo en mi garganta. La obscuridad en el firmamento se evaporó y una luz brilló más allá del sempiterno. Tome un espejo, en aras de capturar sus luminosos rayos, y la fuente inagotable de amor que yace dentro de mí,  se hizo prístina  se hizo cristalina.

 

 

Imagen: Créditos a su creador. 

Luz Marina Méndez Carrillo/07082021/ Derechos de autor reservados

Obra registrada en Cedro-España/ https://www.cedro.org/

 

  • Autor: VITRALES DEL ALMA (Offline Offline)
  • Publicado: 7 de agosto de 2021 a las 22:05
  • Categoría: Amor
  • Lecturas: 28
  • Usuario favorito de este poema: Lualpri.

Comentarios1

  • Hector Loaiza

    Excelente, me encanto

    • VITRALES DEL ALMA

      Dante, gracias por leer mi escrito y tu comentario. Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.