jesusverbo777

Música en Decadencia

¡La música está en decadencia! dijeron los Reyes Sagrados;

y se ordenó procesión de musas y semidiosas,

Iban con niños alados y con atuendos signados.

Y como hormiguitas en fila, iban hacia el Reino Rosa,

tocando panderos blancos y tamboriles armados.

Invocaban al Eterno, también a su linda esposa

que, de su poder divino, la música al darla: su agrado.

Al caminar con su encanto, poco a poco se impregnaban,

de sonidos de los cielos y las notas de los vientos,

y adelante una urna, donde ahí las colectaban.

Y llenaron de la urna ante celestial palacio,

pidieron al portero Ángel, permiso para una audiencia,

que al mirarlas tan graciosas asintió sin la renuencia.

Dijo el comunicado a la Gran Diosa Rostrellam,

recibiendo aquella hilera de grandes invocadoras,

que, con sensible respeto, al saludarle adoraban.

Su majestad le dijeron: la música está en decadencia,

nos han enviado los reyes de los Reinos de Alegría;

donde no hay inspiraciones en los genios musicales,

se tocan ahora canciones repetidas y triviales.

Bendiga su Majestad esta urna, de la procesión bendita

para que miles de notas lleguen a genios ahorita.

Y destaparon la urna más la bendición de Diosa,

saltaron chispas fugases y música esplendorosa

se transmitió todo aquello de la procesión virtuosa.

Y semidiosas y musas volvieron por aquel camino,

recibidas con honores y ya canciones novedosas.

Los tronos de la alegría con sus reyes tan sagrados

ofrendaron a la Diosa mil instrumentos dorados,

por salvar la decadencia de la música de agrado;

y ahora viven felices, cantando y tocando juntos.

Y así termina este cuento de música en cielo amado. Fin.

                      Lic. Isaias Gonzalez Arroyo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.