Alexander Vortice

PAÍS OLVIDO

La gelatina se expande y los milagros

ya tienen nombre de mujer.

En el “País Olvido” los autos son atrevimiento

de falsos ídolos; en mi cuaderno

de imaginaciones las faldas son tan escuetas

como una contradicción sin resolver.

El horizonte se conmueve por momentos

y mi próximo reto es poder arañar

un trozo de ti.

El pañuelo del adiós se despide

de este cuerpo

y mi espíritu se transforma

en un “hasta luego”.

 

La gelatina se expande y los milagros

ya poseen tu nombre de mujer.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.