Lincol

LLEGARÁ LA HORA

 

LLEGARÁ LA HORA

En algún lugar,
tengo la certeza razón,
de que ella me estará esperando;
bonachona y jovial,
sin prisa y sin demora
con los brazos abiertos
a tomarnos un último café.
No será casual encontrarnos
porque paciencia le sobra
con la conciencia intacta
de abrazarme sin pedíserlo.
En algún momento caeré
y con ella me iré
y solo la distancia
podré distinguir a medias,
sin aliento, bajo las sombras.

LMML



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.