Martellus

Obsoletos

Ya no tiñe la verdad en la tela

Y la mentira se hace presente

Vientos y mareas de acuarela

Sueño y fruto caen fútilmente.

 

Cada vez nos volvemos más obsoletos

Serán robots los que sientan en el futuro

La hora llegará insana por unos bocetos

No poseemos poder del antaño conjuro.

 

Las canteras contuvieron amor

Se transforman en rencorosas

La soledad desespera sin color

El ambiente se asemeja a rosas.

 

Me siento atado y sin permiso

Sin dudar librarme, eso intento

Calando bravo, pulso indeciso

Abrir los hilos del descontento.

 

Un extremo es genialidad pura

Luciendo como elevado arpegio

El otro extremo es plena locura

Columna vertebral del florilegio.

Comentarios1

  • abismo

    Me ha gustado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.