puntoycoma

MIRADAS

 

En la infinita ansiedad de las miradas 

reconoce el poeta un dolor inquieto

palabras recias

sujetan el poema

ay lector qué clamor indefenso 

¡ay bate! qué hay de cierto.

Ahora que no me miras

desfallecen mis  ojos.

si me miras.

Contemplo tu olor de reojo

perseguido por un cálido céfiro jugando 

con tu blanca frente marmórea 

sorprendida por la luminosa transparencia de la noche.

Y el viento y el sol y el amor,me sorprenden 

entrando en el magín

Y se calla el pensamiento 

y las miradas seguirán aleteando por el espacio.

Buscando el arte o el amor

que despiertan

las emociones más dulces del alma.

El ruido torrencial de la vida 

por las miradas cristalinas,

la zozobra en los ojos salados de no vernos.

Nada,

después de tus palabras,

nada,

después de tu mirada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.