Ángel Acosta

Duermevela.

No sé por qué hoy

Para cortejar mi sábana

Este ramillete de lagrimas se pone de rodillas

Me transporta hasta la pendenciera realidad

Donde esa jodida niebla de los ayeres me persigue

Me arrincona con su bolero de inolvidable

Hoy tu vera no hace la mía

Es amén del no sé por qué hoy

Todavía lame el aferrado tespero

Hace de mi proa un quevuelva

Corteja una insomne pena

No sé por qué hoy

Clavá sin olvido

No muy lejos

En el cenit de las esperanzas

(Arropado por nueva luna)

Donde no sé por qué hoy

Este rincón del comoyoteamé

Parece dormir, pero disimula.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.